• Home  / 
  • Transfer Factor

Transfer Factor

TRANSFER FACTOR:

UNA ALTERNATIVA PARA MODULAR NUESTRO SISTEMA INMUNE

Antioxidante, Inmunidad y Metabolismo 

[box type=”info”]

El tratamiento convencional actual de las Enfermedades Autoinmunes se basa en “abordajes supresores o sustitutivos de función” (corticoides, inmunodepresores, reemplazos hormonales, etc). Está claro que cuando se compromete en forma aguda la funcionalidad de un sistema, este abordaje permite superar la emergencia. No obstante, a largo plazo y cuando la enfermedad está estable, las posibles reacciones adversas de estos tratamientos comienzan a prevalecer, como es el caso de los tratamientos inmunosupresores, donde al suprimir la actividad de nuestras defensas, quedamos expuestos a infecciones oportunistas.

Nuestro enfoque de las Enfermedades Autoinmunes se basa en un “abordaje modulador de función”, donde se provea al sistema inmune y al resto del organismo de los nutrientes esenciales para su correcto funcionamiento.

[/box]

Fórmula con Factores de Transferencia

Gracias a la investigación de un brillante bioquímico, Dr. William Hennen (Ver entrevista al Dr William Hennen en la revista DISCOVERY SALUD), se creo esta fórmula para apoyar los recursos naturales y las defensas de nuestro organismo. El Dr. Hennen es una de las autoridades más prominentes del mundo en cuanto a los factores de transferencia y el sistema inmunológico se refiere. Él opina que para un adecuado funcionamiento del mismo, son necesarias una apropiada función antioxidante y una eficaz función metabólica de todos nuestros sistemas.

Factores de Transferencia: Los factores de transferencia son pequeñas moléculas mensajeras con capacidad para transferir inmunidad entre personas. Antes de dar a luz a un bebé, las madres concentran linfocitos en sus glándulas mamarias. Estos linfocitos se rompen al momento del parto, liberando factores de transferencia. Estos se combinan con oligosacáridos, polipéptidos ricos en prolina y anticuerpos para así formar un coctel inmunizante llamado calostro. De esta manera, la madre le “transfiere inmunidad” a su bebé. Los infantes que no son amamantados consistentemente muestran un nivel más grande de susceptibilidad a las infecciones y alergias. Las investigaciones han demostrado que los factores de transferencia del ganado bovino pueden fortalecer y educar al sistema inmunológico de la siguiente manera:

• Aumentan los niveles de Células NK, primer línea de defensa del organismo frente a cualquier antígeno extraño (virus, bacterias, hongos, parásitos, toxinas, etc)

• Inducen un estado constante de alerta del sistema inmune para reconocer antígenos extraños.

• Favorecen el reconocimiento y la diferenciación entre los antígenos “propios” de los “ajenos o extraños”.

• Modulan las respuestas exageradas del sistema inmune, responsables de la Autoinmunidad.

• Transfieren “información inmunológica” para educar a un sistema inmune desequilibrado.

Oligosacáridos: Uno de los más importantes elementos ausentes en el calostro bovino son los oligosacáridos de la leche humana. Los oligosacáridos de la leche humana comprenden uno de los componentes mayores de la leche materna. Esta fracción contiene miles de componentes individuales. La mayoría de los cuales contienen una cantidad significante de L-Fucose. Cada oligosacárido específico aparece diseñado para inhibir un patógeno específico. La leche humana contiene de 10 a 100 veces más oligosacáridos libres que aquellos encontrados en la leche o calostro de animales domésticos. Solamente los elefantes y ballenas producen niveles comparables de oligosacáridos en su calostro. Estos oligosacáridos de la leche tal vez sean uno de los mecanismos más naturales para el rejuvenecimiento. Sin embargo, si no podemos conseguirlos de los humanos o del ganado bovino. ¿Entonces donde podemos encontrarlos? Otra vez entra la naturaleza al rescate. Los encontramos en los océanos del planeta.

Fucoidan: El Fucoidan es de la familia del Fucose que contiene oligosacáridos producidos por las algas marinas pardas. Ha sido reverenciado en parte porque sus propiedades curativas son comparadas a la leche humana. Los beneficios del Fucoidan han sido reportados en más de 700 estudios científicos mundiales. Ha demostrado promover una salud óptima al utilizar una variedad de caminos que incluyen el optimizar la función de la célula natural asesina (NK), la cual es la primera línea de defensa de nuestro sistema inmune.

Factores Tímicos: ¿Qué es la inteligencia inmune? Las funciones del sistema inmunológico son paralelas a aquellas del cerebro. El sistema inmunológico debe reconocer los cambios en su ambiente, debe hacer juicios de acuerdo a cómo reaccionar ante esos cambios y después debe recordar lo que ha experimentado y cómo se resolvió el problema previamente. Si el sistema inmunológico es inteligente, ¿Cuál sería su cerebro? La glándula que más sirve a esta función es el timo. El timo nos ayuda a distinguir lo propio de lo ajeno. Es el lugar donde las células T maduran y se diferencian. Las células T en retorno dirigen el resto de las repuestas del sistema inmunológico. El timo no desarrollado de un infante, madura y logra su máxima habilidad durante la pubertad. Después de esta etapa ocurre un declive gradual en las funciones del timo. De esta manera un individuo de edad avanzada tal vez tenga solo el 10% restante de su máximo funcionamiento del timo. El añadir los factores tímicos a la fórmula ayuda a retener la función de “inteligencia” del sistema inmunológico.

 

Vitamina D: Antes fue conocida principalmente por participar en la salud de los huesos, pero ahora es conocida por influir en numerosos procesos fisiológicos fundamentales como mantener la salud de nuestros genes y fortalecer nuestro sistema inmune.

Zinc: juega una función vital en más de 300 procesos enzimáticos y biológicos, y es considerado un elemento mayor en asegurar el correcto funcionamiento de un organismo desde su más temprana etapa embriónica hasta los últimos períodos de la vida.

Polipéptidos Ricos en Prolina: han demostrado promover la maduración de las células T cooperadoras y el reclutamiento de células T supresoras. Además, previenen la inflamación sistémica y procesos alérgicos e inhiben desórdenes autoinmunes.

Factores de Crecimiento derivados del calostro: apoyan a múltiples efectos regeneradores.

Glutamina: es el aminoácido más abundante en el cuerpo y es crítico para la salud del ser humano.

Resveratrol: ha demostrado tener muchos beneficios rejuvenecedores, aún en dosis pequeñas. Es un potente antioxidante que otorga múltiples beneficios a nivel de la salud cardiovascular.

Agaricus: es sumamente valorado por su riqueza en glucanos-beta y ha demostrado fuertes propiedades inmunomoduladoras.

Ácido Alfa Lipoico: es un potente antioxidante natural, tanto lipo como hidrosoluble.

Bioperine: es un extracto estandarizado de la pimienta negra o Piper longum L. El componente activo, Piperine, es reconocido por mejorar la biodisponibilidad de muchos nutrientes.

Inonotus obliquus L: es una de las hierbas medicinales más antiguas de la naturaleza, con múltiples propiedades.

Cordyceps: es otro hongo medicinal que esta creciendo en reconocimiento por sus múltiples beneficios en la salud, incluyendo la actividad inmunomoduladora.

Curcumina: es el componente amarillo de la cúrcuma, conocida especia de Oriente. Estudios demuestran que la cúrcuma exhibe varias acciones inmunomoduladoras, antiinflamatorias y anticancerígenas.

Indian Bread: Estudios demuestran su efectividad en el reconocimiento y respuesta al desarrollo anormal celular.

Lactoferrin (LF): pertenece a la familia de proteínas de hierro. Veinticinco años de investigación han demostrado que LF exhibe múltiples propiedades para mejorar las funciones del sistema inmunológico.

Maitake: posee un polisacárido beta-glucano que ha demostrado fortalecer el reconocimiento inmune y la respuesta a gérmenes patógenos.

Extracto de Granada: esta lleno de Fitonutrientes conocidos por proveer múltiples beneficios saludables.

Quercetina: es uno de los flavonoides más activos. Entre otros beneficios, demuestra potente actividad antioxidante.

Shiitake: contiene un compuesto polisacárido llamado Lentinan que ha demostrado proporcionar propiedades inmunomoduladoras.

Turkey Tails: Presenta efectos inmunomoduladores al aumentar la actividad de las células NK.

[box type=”tick” style=”rounded” border=”full”]Si le interesa adquirir el producto, envienos un email a:

consultas@enfermedadesautoinmunes.org (especifique en que país se encuentra, asi podremos asesorarlo apropiadamente)[/box]