Nueva Medicina Germanica

LA NUEVA MEDICINA GERMÁNICA DEL DR HAMER

El Dr Ryke Gerd Hamer, eminente médico alemán, es una de esas personas que tienen la capacidad de interpretar los golpes de la vida y transformarlos en conocimientos que iluminan a toda la humanidad. Doctorado en Teología, Física y Medicina, se especializó en Psiquiatría, Neurología y Medicina Interna. Durante muchos años asistió a numerosos  pacientes con procesos oncológicos, hasta que el destino golpeó su puerta…  En un episodio confuso, su hijo Dirk recibe un disparo mientras dormía en un barco anclado cerca de la Isla de Córcega. Luego de 111 once días de agonía, Dirk fallece. A partir de ese momento, Hamer desarrolla un cáncer de testículo.

Hamer tuvo la lucidez de relacionar el “evento traumático inesperado” de la muerte de su hijo con su propio cáncer. De esta manera, comenzó a investigar la presencia de este tipo de eventos en los miles de pacientes oncológicos a los que asistía, siendo este el brillante impulso que daría origen a las leyes fundamentales de la Nueva Medicina Germánica. Como todo genio innovador que propone ideas revolucionarias que atentan contra los intereses y dogmas del oficialismo (y a pesar de tener todas las evidencias científicas para demostrar sus teorías), Hamer sufrió persecuciones, rechazos por parte de la comunidad médica, prohibición para ejercer la medicina y finalmente encarcelamiento. A pesar de todo esto, tuvo la convicción y tenacidad suficiente  para llevar adelante sus ideales y creencias. Haremos aquí una breve y humilde reseña de sus postulados.

Basándose en sus investigaciones, Hamer afirma que toda Enfermedad es un Programa Especial con Sentido  Biológico (SBS) que pone en juego el organismo a partir de un Evento Traumático Inesperado (a lo que Hamer nombró Síndrome de Dirk Hamer o DHS, en honor a su hijo y a su propio evento traumático).

PRIMERA LEY: LA LEY DE HIERRO. “EL TRAUMA EMOCIONAL ES EL DETONANTE”

Toda enfermedad es causada por un trauma emocional (DHS) que nos toma desprevenidos, a contrapié, que vivimos en soledad y no sabemos como resolver. La intensidad del trauma y  la connotación de la emoción sentida  determinan el área del cerebro afectada, el órgano físico comprometido y la gravedad de la enfermedad. Este trauma reúne las siguientes características:

  • Es vivido de manera dramática
  • Nos toma desprevenidos, cuando menos se espera (no lo pudimos anticipar)
  • La emoción se impone a la razón
  • Es vivido en soledad, repitiendo continuamente el problema en nuestra mente (aunque todos saben lo que nos ha sucedido, nadie sabe lo que hemos sentido)
  • No encontramos una solución satisfactoria

De esta manera vemos como la enfermedad es un desequilibrio simultáneo a nivel psíquico, cerebral y orgánico; pero también es un Programa Especial con Sentido  Biológico necesario para llevar adelante, e incluso poder resolver el conflicto.

Entender que “sin conflicto no hay enfermedad”, es el primer paso hacia la Sanación.

LA SEGUNDA LEY: LAS DOS FASES DE LA ENFERMEDAD.

Todas las actividades de nuestro organismo están gobernadas por el Sistema Neurovegetativo, compuesto por el Sistema Nervioso Simpático y el Sistema Nervioso Parasimpático, con acciones opuestas pero complementarias, una especie de Yin/Yang. De esta manera, cuando se produce el trauma emocional y se desencadena el SBS, la enfermedad cursa diferentes fases:

  • FASE DE SIMPATICOTONÍA O DE CONFLICTO ACTIVO

También denominada “Fase Fría”. El Trauma Emocional está activo, la persona está estresada, pierde peso y apetito, no duerme bien, aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial, presenta tendencia a la frialdad de manos, pies, piel, etc. Es la fase de adaptación al trauma, donde todas las energías se ven movilizadas hacia la resolución del mismo. A nivel cerebral se producirá una lesión o “Foco de Hamer” que adopta la forma de anillos concéntricos,  claramente observables en una Tomografía Computada de Cerebro sin Contraste. El área del cerebro afectada dependerá del tipo de trauma de origen y determinará el compromiso del órgano gobernado por dicha área.

  • RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO o CONFLICTOLISIS

  • FASE DE PARASIMPATICOTONÍA O DE LA RECUPERACIÓN

Se ingresa a esta fase solo si se ha producido la resolución del trauma emocional. El estrés comienza a desaparecer, se recupera el apetito, el peso y el descanso. La persona se siente invadida por una sensación de quietud y serenidad. A nivel cerebral, se observa un edema de reparación alrededor del Foco de Hamer, que intenta revitalizar la lesión, lo cual puede ser objetivado mediante una TAC Cerebral sin contraste. El desencadenamiento de una “crisis epileptoide” (temblores, sudoración, aumento de la evacuación urinaria) marca la superación del conflicto y permite la evacuación del edema. También se produce un estado de inflamación generalizada, donde el organismo pone todas sus energías en el proceso de “autoreparación”. Así, pueden aparecer síntomas como: estados febriles, dolores, cansancio, entre otros, que son indicios de estar transitando por el camino de la sanación.

LA TERCERA LEY: EL SISTEMA ONTOGENÉTICO DE LAS ENFERMEDADES

Durante los primeros 17 días de desarrollo embrionario, se forman 3 capas germinales (Endodermo, Mesodermo, Ectodermo) que darán origen a todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo (Ejemplo: el tubo digestivo es de origen endodérmico). A su vez, cada una de estas capas está relacionada con un sector de nuestro cerebro y se fueron formando  a lo largo de la historia de la evolución del hombre como un Programa Biológico de Supervivencia (dando origen a órganos con capacidades funcionales diferentes) para adaptarse y superar las contingencias de la vida (alimentarse, respirar, reproducirse, etc). De esta manera, la Embriología nos ayuda a entender porque un “determinado” conflicto se representa en una “determinada” área del cerebro y afecta a un “determinado” órgano (recordando siempre la unidad: Psique-Cerebro-Órgano).

LA CUARTA LEY: EL SISTEMA ONTOGENÉTICO DE LOS MICROBIOS.

Sabemos que los microorganismos que habitan nuestro cuerpo son indispensables para nuestra vida. Desde el punto de vista de la Nueva Medicina Germánica, ellos son los encargados de reparar las lesiones producidas durante la Fase de Conflicto Activo. Los microbios actúan solo durante la Fase de Recuperación y nunca actúan más allá del tejido afectado. De esta manera, la visión que Hamer propone de los gérmenes cambia radicalmente de “microorganismos productores de enfermedades” a “microorganismos reparadores de tejidos”. Asimismo, síntomas atribuibles a una infección como: fiebre, inflamación, dolor, secreciones, etc., son interpretados por la Nueva Medicina Germánica como un “proceso de recuperación”.

LA QUINTA LEY: LA QUINTAESENCIA.

Es una síntesis de la visión de la Nueva Medicina Germánica: “Toda enfermedad es parte de un Programa Especial con Sentido Biológico creado para asistir a un organismo a resolver un conflicto biológico”.

CONSIDERACIONES GENERALES

Esta es una breve y superficial reseña de las Leyes Biológicas de la Nueva Medicina Germánica, la cual posee contenidos mucho más amplios y profundos que los abarcados en este escrito.

No obstante, nuestro objetivo es que Ud comience a relacionar su enfermedad con algún conflicto previo como probable desencadenante de la misma, ya que allí puede residir la clave para entender  Porqué? y Para qué? le está pasando esto. La eventual resolución del conflicto puede ser la llave para abrir la Puerta de la Sanación.

Para mayor información sobre la Nueva Medicina Germánica recomendamos:

  • Visitar la web: www.learninggnm.com.
  • Consultar el libro: “La Medicina Patas Arriba” de Mambretti y Séraphin
1 comment
haydee - febrero 17, 2013

te va ayudar

Reply
Click here to add a comment

Leave a comment: