• Home  / 
  • Enfermedades Autoinmunes

Enfermedades Autoinmunes

ENFERMEDADES AUTOINMUNES: NUESTRA PROPUESTA

 

“Las Enfermedades Autoinmunes son multifactoriales, por ende, requieren de un abordaje integral”.

 

Cuando hablamos de Enfermedades Autoinmunes (en adelante EA), nos referimos a un conjunto de procesos patológicos cuya característica principal es la agresión del sistema inmune o las “defensas” de una persona a su propio organismo. Ejemplos de EA lo constituyen la Artritis Reumatoidea, el Lupus Eritematoso Sistémico, la Psoriasis y su Artritis, la Esclerodermia, la Esclerosis Múltiple, la Espondilitis Anquilosante, la Tiroiditis de Hashimoto, Enfermedad de Graves, entre otras.

Es importante destacar que el sistema inmune es uno de los sistemas más nobles y eficaces del ser humano, ya que es capaz de diferenciar “lo propio” de “lo ajeno o extraño”, protegiéndonos de virus, bacterias, hongos, parásitos, células cancerígenas, tóxicos, entre otros agentes que pueden afectar nocivamente nuestra salud.

Ante éste particular desequilibrio, se generan una serie de interrogantes que apuntan a determinar cuáles son sus causas desencadenantes. Entonces, nos preguntamos ¿qué es lo que desequilibra al sistema inmune generando esta “autoagresión” (o autoinmunidad como se la califica en la literatura médica)? ¿qué es lo que lo debilita, impidiendo que nos proteja?

En este punto, se han planteado numerosas hipótesis que intentan dar respuestas. Se menciona como agentes causales: predisposición genética, microorganismos, factores ambientales (alimentación, contaminación, tóxicos) o psicológicos, entre otros.

Desde nuestra perspectiva, las EA son, en general, multifactoriales, por lo cual una o más de estas causas pueden conjugarse y generar la enfermedad. De allí la necesidad de un abordaje integral de las mismas, que contemple todas estas posibilidades.

Numerosas personas han contribuido a lo largo de la historia con conocimientos y propuestas que han beneficiado a otras con diferentes enfermedades, entre ellas EA.  A continuación algunos ejemplos:

Existen  regímenes nutricionales que han resultado eficaces en personas con EA, como por ejemplo, el “Régimen Ancestral o Hipotóxico” del Dr. Jean Seignalet.

Desde el advenimiento de la Psiconeuroendocrinoinmunología, ha quedado demostrado que nuestros pensamientos pueden influir de manera positiva  en la función que desempeñan nuestras “defensas” en nuestro organismo.  De esta manera, la meditación, la visualización y la geloterapia (risa terapéutica) constituyen valiosas herramientas inmunoestimulantes.

Asimismo, los descubrimientos del Dr Ryke Hamer y la “Nueva Medicina Germánica” han echado luz sobre la relación entre un “trauma psicológico particular” y el desencadenamiento de una determinada enfermedad, siendo la  resolución de aquel, la posible sanación.

Considerando que cada persona es un ser único e irrepetible, CON UNA HISTORIA DE VIDA SINGULAR, responde a “su” manera a diferentes estímulos terapéuticos. Por ende, empiece a “escuchar” a su cuerpo.

 

Nos referiremos a estas y otras temáticas en sucesivos escritos, esperamos les sean de utilidad.